Comunidad

Invertimos en las comunidades

Durante generaciones, nuestra electricidad ha sido suministrada por una empresa de servicios públicos con fines de lucro que tiene la obligación de producir ganancias para sus accionistas. En pocas palabras, esos accionistas se han beneficiado de nuestro consumo de electricidad. Finalmente, todo eso ha cambiado a medida que los programas Agregador de Opciones Comunitarias (Community Choice Aggregation, CCA) administrados localmente han surgido por todo el estado, con un punto de vista muy diferente. Los CCA ponen a las personas en primer lugar, invierten en nuestras comunidades y se aseguran de que la energía que se utiliza sea más limpia, más saludable y a un precio razonable.

Debido a que nuestro único accionista es usted, SDCP usa sus fondos de manera muy diferente a como lo hacen las empresas de servicios públicos con fines de lucro. Una vez que los costos de nuestro programa estén cubiertos, los ingresos se reinvertirán en programas y proyectos locales que promuevan nuestros objetivos colectivos. Otros CCA operativos en California han desarrollado programas de vehículos eléctricos, programas de eficiencia energética y proyectos de energía renovable cerca de casa. Algunos tienen programas de dividendos, esto es, reparto de utilidades para clientes. La Junta Directiva de SDCP decidirá, con los comentarios ofrecidos por nuestros clientes y el Comité Asesor de la Comunidad (Community Advisory Committee, CAC), cuáles serán nuestras prioridades para reinvertir las ganancias. ¡Estén atentos para conocer algunas interesantes novedades!

Impacto estatal de CalCCA

En la última década, las comunidades de California — desde el condado de Humboldt hasta Riverside — han desplegado programas Agregador de Opciones Comunitarias (Community Choice Aggregation, CCA) como el nuestro, aumentando la demanda de energía renovable a medida que los clientes prefieren y eligen las fuentes de energía más limpias y ecológicas. Como resultado directo de estos programas, ya hemos visto contratos de energía con compromisos a largo plazo por casi 6,000 megavatios de nueva energía renovable. Un efecto secundario natural extraordinario de estos nuevos proyectos de energía renovable es la creación de empleos; juntos estamos desarrollando una economía de energía verde que impulsa a nuestras familias.

A medida que vayan tomando forma decenas de nuevos programas CCA por todo el estado, esas cifras seguirán aumentando vertiginosamente, lo que impactará positivamente la salud fiscal y física de nuestras comunidades.